Tecnologías

Durante el ultimo cuarto de siglo, las tecnologías digitales se han convertido en agentes de cambio que han afectado a todos los aspectos de nuestras actividades domésticas, laborales y públicas. Las tecnologías digitales están en todas partes influyen en nuestra percepción del mundo a través de los medios de comunicación, el aprendizaje formal o informal, las compras, los viajes, la banca o la comunicación. El hardware es cada vez más barato en relación a la potencia que la tecnología nos proporciona. Mientras tanto, una batalla e ha desatado en el dominio de la propiedad intelectual, entre el software propiestario (que es frecuentemente cerrado y caro) y el software libre (que es abierto y a veces gratuito).

¿Cómo entendemos y evaluamos el funcionamiento de estas tecnologías? Para responder a esta pregunta tenemos que apelar a disciplinas como las ciencias de la computación, la ingeniería del software, los sistemas de comunicación y la lingüística aplicada. Necesitamos desarrollar y aplicar las herramientas conceptuales de la cibernética, la informática, los sistemas y la teoría de redes distribuidas. Y, ¿cómo entender sus efectos? Aquí, podemos considerar el impacto de los nuevos medios, los sistemas inteligentes o las interfaces hombre-máquina.


Comunidades

Las primeras tecnologías de la información y la comunicación de la era moderna centralizaron el poder, el conocimiento y la cultura. Fueron construidas con maquinaria pesada y grandes infraestructuras físicas. Sólo las grandes empresas o el Estado podían permitirse comprar máquinas de impresión, estaciones de transmisión de mensajes y sistemas de transporte y de distribución. Todas estas tecnologías estaban centralizadas, impulsadas por las economías de escala y dominadas por quienes tenías recursos económicos, poder político o pertenecían a la élite cultural.

Las nuevas tecnologías son libres y baratas, instantáneas y globales. Están descentralizadas y distribuidas. Esto significa que están abiertas a proporcionar un mayor acceso a los medios de producción y de comunicación. Estas tecnologías son la base para una democracia electrónica, el diseño participativo y la práctica comunitaria. Permiten el florecimiento de una gran variedad de culturas, intereses y comunidades de conocimiento. Al menos, esta es una de las interpretaciones. Desde un punto de vista más sombrío, estas tecnologías añaden una brecha digital que se suma a las ya grandes divisiones históricas de desigualdad; nos conducen a veces a la complacencia y a la pasividad; y en ocasiones nos someten a vigilancia.


Estudiantes

No hay duda de que el ‘e-aprendizaje’ (e-learning) está destinado a convertirse en una de las mayores experiencias de enseñanza en las escuelas, en las universidades, en el trabajo, y en los hogares. Hoy en día, el aprendizaje es una actividad continua a lo largo de la vida. La tecnología es actualmente una preocupación central en la educación, no solamente desde el punto de vista de la preparación de los estudiantes para un mundo laboral que está invadido por redes de ordenadores, sino también desde el punto de vista de la participación comunitaria y ciudadana. Los estudiantes excluidos de los nuevos espacios de información están claramente en una situación de desventaja en lo económico, en lo social y en lo cultural.

En el mejor de los casos, el e-aprendizaje es un nuevo y refrescante canal de comunicación que está transformando el método pedagógico. Sin embargo, como algunos de sus críticos señalan con acierto, el e-aprendizaje en ocasiones conduce al bloqueo mecánico y al individualismo (un usuario/una pantalla), fomenta pedagogías de dudosa eficacia y, en el peor de los casos, transmite información falsa.Por otro lado, el punto de vista más optimista señala que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación transforman positivamente las relaciones entre la enseñanza y el aprendizaje. Las instituciones de aprendizaje, en vez de ser los destinatarios de los conocimientos transmitidos (planes de estudios, libros de texto, fuentes de ‘información’), pueden llegar a ser lugares donde los profesores y los estudiantes desarrollan bancos de conocimientos y donde las aulas tradicionales, dominadas en el pasado por las clases magistrales, son remplazadas por el aprendizaje abierto en el cual los grupos de estudiantes trabajan de forma autónoma y en colaboración en proyectos de conocimiento, dentro de un entorno estructurado de ‘gestión de contenidos’.


Conocimiento

El mundo está entrando en una fase de ampliación de la, a veces referida, ‘economía del conocimiento’ o ‘sociedad de la información’. Las tecnologías de la información y la comunicación, así como sus efectos humanos, juegan un papel central en este desarrollo.

Estas nuevas tecnologías digitales permiten que estructuras de conocimiento emerjan de abajo hacia arriba, construidas a partir del esfuerzo de creación y de colaboración en el seno de comunidades de conocimiento (por ejemplo, lugares de trabajo, escuelas y asociaciones de interés común). Según el caso, proporcionan los canales por los cuales el conocimiento personal puede ser compartido y transformado en conocimiento común. De ser meros receptores de conocimiento, las personas, las organizaciones y las comunidades han pasado a convertirse en agentes y editores de conocimiento, invirtiendo en parte la cadena de procesos epistémicos de la modernidad, y sustituyéndola por una nueva estructura “dialógica” del conocimiento.

El Congreso de Tecnología, la Revista, la Colección de Libros y el Blog de Noticias proporcionan un foro para debatir las conexiones entre la tecnología y la sociedad. La perspectiva de los análisis presentados alcanzan un panorama que se refieren tanto a las preocupaciones globales y universales como a los casos de estudios que hablan de las aplicaciones sociales y locales de la tecnología. Las comunicaciones del Congreso y las publicaciones (Revista, Libros, Blog) pretenden abarcar un terreno amplio, unas veces de orientación técnica y otras de orientación social, unas veces desde una perspectiva teórica y otras desde una aproximación práctica, unas veces aportando un análisis objetivo y desapasionado y otras veces sugiriendo estrategias para la acción.