Tema destacado de 2020 - No hay escala: Distancia y acceso en la era del aprendizaje distribuido

En la última década se ha experimentado un incremento sin precedentes del aprendizaje vía online. De diferentes maneras, estas nuevas modalidades suponen un desafío a los métodos tradicionales de aprendizaje. No resulta especialmente significativo si en los MOOC (cursos en línea) concurren decenas, cientos, miles o cientos de miles de estudiantes, debido a que esta modalidad de aprendizaje online no requiere de la interacción con un instructor. Las universidades pueden fácilmente incrementar la amplitud de su ámbito geográfico incorporando el aprendizaje online, que solo precisa contar con los servicios de nuevos instructores en la zona geográfica seleccionada; instructores que, con frecuencia, resultan relativamente baratos y no requieren un contrato fijo. Por otra parte, estos cambios conllevan un incremento en la mercantilización de la educación. Sin embargo, también ofrecen la oportunidad de recibir una educación de bajo coste, libre de fricciones interpersonales y que permite acceder, a los estudiantes que no pueden asistir a clases en modalidad presencial, a cursos impartidos por prestigiosas universidades en modalidad MOOC (cursos que, por lo general, suponen un menor coste económico). Estos eran los objetivos marcados en un inicio por el aprendizaje online, que en nuestros días ha experimentado un notable crecimiento. Y estos cambios están produciendo efectos sobre los métodos pedagógicos tradicionales ―cambios que también reducen las fricciones interpersonales―, donde los cursos presenciales adoptan el formato de “Aula Invertida” (forma de aprendizaje semi-presencial donde los alumnos aprenden los conceptos en casa viendo vídeos educativos en línea, y los ejercicios que anteriormente realizaban en casa ahora se convierten en tareas que llevan a cabo en clase); entrega de contenido en formato digital y mediante plataformas digitales; autoevaluaciones; debates online y evaluación por parte de otros compañeros. El tema anual del Congreso de 2020 situará el foco sobre estas y otras cuestiones relativas a la magnitud del acceso al aprendizaje y a la pedagogía característicos de esta época de aprendizaje distribuido.